Contáctanos:    697 632 720     |        mstugores@gmail.com

Top

Trastornos de ansiedad

La ansiedad, es una respuesta del organismo ante situaciones límites, que se caracteriza por una sensación de angustia o miedo, y la aparición de aceleración del ritmo cardíaco y la respiración, sudoración o sensación de flojedad. Es algo normal y que incluso puede ayudar a afrontar situaciones complicadas en la vida de las personas, pero cuando se experimenta con alta intensidad o de forma continuada en situaciones que no deberían de causar dicha respuesta, entonces puede que nos encontremos ante un trastorno psicopatológico. Los trastornos de ansiedad son, junto a los trastornos depresivos, son los motivos de consulta más frecuentes en la población. Pueden presentarse de forma aislada, pero también pueden verse englobados como parte de otros trastornos psicopatológicos y/o físicos.

Síntomas:

La sintomatología puede variar en cada persona, pero se considera que se ha producido una crisis de ansiedad cuando se producen cuatro o más de los siguientes síntomas:

 

  • Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardiaca (taquicardia).
  • Sensación de ahogo, con respiración rápida.
  • Opresión en el pecho.
  • Miedo o pánico.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Temblores.
  • Náuseas o molestias abdominales. Dolores de cabeza.
  • Mareo o incluso desmayo.
  • Sensación de irrealidad.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo.
  • Los pacientes frecuentemente sienten que su forma de responder a nivel conductual se modifica, como por ejemplo movimientos repetitivos, tics, evitación de determinadas situaciones etc.

Tipos:

  • Trastorno de angustia: Presencia de crisis de angustia inesperadas recurrentes. Por lo menos una de ellas va seguida durante un mínimo de un mes de intranquilidad o preocupación constante, por la posibilidad de una producción de una nueva crisis o por sus consecuencias.
  • Fobias específicas: Aparición de miedo o ansiedad intensa y persistente, prácticamente inmediata e invariable respecto a un objeto, situación concreta, que se evita o aguanta a costa de un miedo o ansiedad intensa.
  • Agorafobia: Miedo o ansiedad intensa, que se producen respecto a dos o más situaciones prototípicamente agorafóbicas (transportes públicos, lugares abiertos, lugares cerrados, hacer colas o estar en medio de una multitud, y/o estar solo fuera de casa) y que la persona tiende a evitar de forma activa, y que requiere la presencia de un acompañante se aguanta con un intenso miedo o ansiedad.
  • Fobia social (ansiedad social): Miedo o ansiedad intensa que aparece prácticamente siempre en relación a una o más situaciones sociales en las que la persona cree que se enfrenta al posible examen de los demás. La persona teme actuar de una determinada manera (vergüenza, incapacidad…) y/o manifestar síntomas de ansiedad que puedan ser valorados negativamente por los demás.
  • Ansiedad generalizada: Ansiedad y preocupación excesiva constantes que las personas tienen dificultades para controlar, sobre diversos acontecimientos o actividades y que se asocian a tres o más síntomas de sobreactivación fisiológica.
  • Mutismo selectivo: Imposibilidad resistente para hablar o responder a otros en una situación social concreta, en la que se espera que debe realizarse, a pesar de hacerlo sin problemas en otras situaciones (suele ocurrir en contextos conocidos como en casa y/o en presencia de familiares inmediatos).
  • Trastorno ansiedad por separación: Miedo o ansiedad intensa y persistente sobre el hecho de tener que separarse de una persona a la que le une un vínculo estrecho y que se manifiesta en al menos tres características clínicas, centradas en preocupación, malestar psicológico subjetivo, rechazo a quedarse solo en casa o desplazarse a otros lugares (escuela, trabajo, etc.) y/o presencia de pesadillas o síntomas físicos ante la separación de esas figuras de vinculación o su anticipación.

Tratamiento:

Es fundamental realizar una buena evaluación de lo que está sucediendo a todos los niveles para poder establecer y realizar un tratamiento adecuado y adaptado a cada persona y al tipo de trastorno de ansiedad y síntomas que manifiesta. Los principales objetivos del tratamiento son:

  • Modificar y mejorar la respuesta hacia los estímulos que producen las crisis de ansiedad.
  • Detectar y modificar de los pensamientos automáticos que producen malestar.
  • Aceptación de la situación actual y de los factores que hayan podido desencadenar el trastorno.
  • Fomentar hábitos de vida saludables.
  • Mejorar el estado de ánimo.
  • Mejorar gestión de las emociones.
  • Recuperar funcionalidad y el ritmo de vida normal.
  • Prevenir las recaídas.