Contáctanos:    697 632 720     |        info@psico-mallorca.es

Top

LA NECESIDAD DE VIVIR EN SOCIEDAD

La necesidad de vivir en sociedad es tratada por Susan Fiske a partir de motivos sociales universales. Estos motivos nos impulsan a vivir con otros, para adaptarnos a la vida en grupo. La necesidad de vivir en sociedad nos lleva a desarrollar una motivación que nos impulse a formar parte de un grupo y permanecer en él.

Motivos de la necesidad de vivir en sociedad

Los motivos sociales son el recurso fundamental del que disponen las personas para manejar las situaciones a las que se enfrentan a lo largo de sus vidas. Es decir, suplir su necesidad de vivir en sociedad.

  • Sentimiento de pertenencia: es la motivación social más básica. Necesitamos estar implicados en alguna relación y pertenecer a algún grupo para sobrevivir. La necesidad de adaptarse a la vida con otros se deriva de la imposibilidad de sobrevivir al aislamiento en tiempos de nuestros ancestros (los humanos somos seres sociales, que necesitamos el contacto de otros).
  • Comprensión: las personas necesitan saber, conocerse a sí mismas, entender a los demás y la realidad que les rodea, y poder predecirla para funcionar en la vida cotidiana. Este motivo, ayuda a adaptarse a la vida en grupo y a la construcción compartida de la realidad. Sin esa visión común, el grupo sería incapaz de hacer frente a los retos que el medio le planteara y, por tanto, no podría sobrevivir.
  • Control: se refiere a la relación entre lo que hacemos y lo que conseguimos. Este motivo impulsa a las personas a sentirse competentes y eficaces al tratar con el ambiente social y consigo mismas. Se refiere a la relación entre lo que hacemos y lo que conseguimos, es decir, entre nuestra conducta y los resultados. Cuando más mayores nos hacemos, más control necesitamos tener. Las personas mayores, para tener un envejecimiento con éxito es imprescindible que tengan el control de sus relaciones.
  • Potenciación personal: este motivo se refiere a la necesidad que tenemos de sentirnos especiales, como individuos y como miembros de un grupo. En cierto modo podría considerarse como el contrapunto al motivo de pertenencia. No implica una búsqueda exclusiva o prioritaria del propio ensalzamiento, sino también el interés por desarrollar las propias capacidades y por llegar a ser un miembro respetado dentro del grupo. Sentirnos respetados por los otros hace que nuestra autoestima se mantenga, de lo contrario nos sentiríamos inferiores a los otros.
  • Confianza: implica sentirse a gusto con el mundo y tener predisposición a esperar cosas buenas de la mayoría de la gente. Este motivo hace a las personas más adaptables, abiertas y cooperativas en la interacción, aunque también hipersensibles a la información negativa procedente de otros.

Estos motivos universales incrementan la integración de la persona en los grupos, y favorecen su supervivencia física y psicológica. Fiske considera fundamental el de pertenencia, porque en torno a él se organizan los cuatro que son la comprensión, el control, la potenciación personal y la confianza.


Las personas somos seres sociales por naturaleza. Estamos destinados a convivir y formar parte de una sociedad. Es algo normal que de la interacción con los demás surjan conflictos, pero en nuestra mano está cómo resolverlos. 

PSICO-MALLORCA pone a tu disposición diversos talleres que pueden servir como herramientas para entender y saber cómo convivir con los demás y con nosotros mismos.


Para más información:

Email: mstugores@gmail.com

Teléfono: 697 632 720

Facebook: PSICO-mallorca: Pensat per a tu

Instagram: psicomallorca_margalidaserra

Encuéntranos en Palma. Av/ Jaime III, nº 17, Entlo.M

Encuéntranos en Muro. C/ Libertad, nº12, 2º


Compartir